Los coágulos de sangre, también llamados trombosis venosa profunda (TVP), pueden ser un riesgo grave para algunas de las personas que hacen viajes de larga distancia. La mayor parte de la información sobre los coágulos de sangre y los viajes largos proviene de los datos que se han juntado acerca de los viajes en avión. Sin embargo, todas las personas que viajan por más de cuatro horas, ya sea en avión, automóvil, bus o tren, pueden correr el riesgo de que se les formen coágulos de sangre.

Los coágulos de sangre se pueden formar, durante un viaje, en las venas profundas de las piernas (las que están debajo de la superficie y no se pueden ver a través de la piel) porque uno se queda sentado durante períodos prolongados y en un espacio reducido. Mientras más tiempo esté sin moverse, mayor es el riesgo de que se produzca un coágulo de sangre. En muchos casos, los coágulos de sangre se disuelven solos. Sin embargo, se puede producir un grave problema de salud cuando una parte del coágulo se desprende, se desplaza a los pulmones y crea un bloqueo. Esto se llama embolia pulmonar y puede ser mortal. Lo positivo es que hay muchas medidas que puede tomar para proteger su salud y reducir el riesgo de que se formen coágulos de sangre durante un viaje largo.

Consejos para viajes de más de cuatro horas

Todos los pasajeros que realicen viajes de más de cuatro horas, y especialmente de más de seis-ocho horas, deben seguir una serie de recomendaciones para evitar la aparición de ETV:

  • realizar ejercicios periódicos de estiramiento y contracción de los músculos de las piernas
  • evitar el uso de prendas apretadas
  • evitar la deshidratación, bebiendo cantidades adecuadas de agua o zumos de fruta
  • evitar el consumo de alcohol, tranquilizantes u otras sustancias que favorezcan el sueño profundo
  • levantarse y caminar por el pasillo del avión o autobús periódicamente
  • cambiar con frecuencia de postura en el asiento
  • evitar las piernas cruzadas

Los viajeros con factores de riesgo previos para ETV, además, deben utilizar medias elásticas de compresión apropiadas en las piernas, que proporcionen una presión a nivel de los tobillos. Estas medias no están indicadas en absoluto para la población general.

La utilización de anticoagulantes en los pacientes de muy alto riesgo parece razonable, pero no está respaldada por estudios clínicos contrastados y resulta controvertida. Tampoco está demostrada la eficacia de la aspirina para este problema, por lo que no debe utilizarse.

trombosis y viajes largos

Cerrar menú